400 CV y a 240 km/h: un increíble VW Golf GTI clásico, en vídeo

hace 1 año - 10 mayo 2023, motor1
1979 Volkswagen Golf gti 1.6 mk1
1979 Volkswagen Golf gti 1.6 mk1
¿El truco? Equipa el motor 2.0 TSI de un Golf R de sexta generación...

Hoy os presentamos un coche clásico único, un Volkswagen Golf GTI del año 1983 como ningún otro que hayamos conocido. Un 'hot hatch' que ya no tiene su motor 1.8 original... sino un moderno 2,0 litros procedente de un Golf R Mk6 de la pasada década.

Así las cosas, y con algunas modificaciones en el propulsor, se consigue elevar la potencia total a unos 400 CV que, exactamente, son 63 CV más que el Golf más potente que se pueda comprar en la actualidad: el R 20 Aniversario. Así que imaginamos que conducirlo será una auténtica locura.

Es más, este GTI tiene tanta potencia y el cambio es tan corto que la primera y la segunda marcha son básicamente inútiles. De hecho, a partir de la tercera, la potencia empieza a ser utilizable.

Así se conduce un Golf clásico con 400 CV
En cualquier caso, incluso incluso a partir de ese momento, el conductor tiene que mantener un férreo control sobre los mandos. Vamos, que tiene que agarrar fuerte el volante, ya que las correcciones sobre la dirección son constantes... y necesarias.

Un problema que aparece varias veces a lo largo del vídeo es que el cierre del capó está suelto, o bien no es lo suficientemente fuerte como para soportar altas velocidades. Durante los fuertes acelerones, se puede ver cómo se abre parcialmente. Y de hecho, el conductor tiene que parar dos veces para volver a enganchar la pieza.

Los retrovisores exteriores son otro problema. Tampoco soportan la alta velocidad y se pliegan hacia dentro cuando se circula a gran velocidad. Si se mira el lado positivo, se puede considerar como una aerodinámica activa... algo rudimentaria.

Un problema que aparece varias veces a lo largo del vídeo es que el cierre del capó está suelto, o bien no es lo suficientemente fuerte como para soportar altas velocidades. Durante los fuertes acelerones, se puede ver cómo se abre parcialmente. Y de hecho, el conductor tiene que parar dos veces para volver a enganchar la pieza.

Los retrovisores exteriores son otro problema. Tampoco soportan la alta velocidad y se pliegan hacia dentro cuando se circula a gran velocidad. Si se mira el lado positivo, se puede considerar como una aerodinámica activa... algo rudimentaria.

Apoyamos a Ucrania