BMW M5 E28 (1984-1987): el primero de la saga

hace 1 mes, 2 semanas - 2 abril 2024, motor1
BMW M5 E28 (1984-1987): el primero de la saga
Antes del estreno mundial del nuevo M5, echamos la vista 40 años atrás.

Probablemente no pasará mucho tiempo antes de que se desvele el nuevo BMW M5, sobre el que hay rumores de un híbrido enchufable con hasta 800 CV. Y por supuesto, tendremos un M5 con carrocería familiar Touring.

Nadie habría pensado en esto hace 40 años, cuando vio la luz la primera generación de la berlina. Y precisamente, hoy queremos recordar la primera entrega de la saga M5, el E28.

BMW M1 como base
Las raíces del primer M5 se encuentran en el legendario M1. BMW fabricó este superdeportivo entre 1978 y 1981, con el M88, un motor de seis cilindros y 3,5 litros de cilindrada, bajo una aerodinámica carrocería.

Sin embargo, con el paso del tiempo, este motor dejó de considerarse la base para el automovilismo de competición y se utilizó de forma simplificada para los potentes modelos de gama alta de las series existentes. El M635 CSi marcó el comienzo de esta tendencia, seguido del M745i dedicado para Sudáfrica.

Gracias a dos árboles de levas en cabeza y seis válvulas de mariposa individuales, además de una electrónica optimizada, el motor de cuatro válvulas producía para la ocasión 286 CV, 9 más que en el M1.

Dado que los Serie 6 Coupé y Serie 5 compartían plataforma en la época, los ingenieros de BMW Motorsport GmbH lo tuvieron claro: el M88/3, denominación oficial del motor, debía transplantarse a la berlina.

Producción a partir de octubre de 1984
Dicho y hecho: el primer BMW M5 basado en la serie E28 se fabricó desde octubre de 1984 hasta junio de 1988 y debutó en el Salón del Automóvil de Ámsterdam en febrero de 1985, sobre la base del 535i. El M5 se lanzó en el verano de 1985, sorprendentemente con un aspecto más discreto que el M 535i, de 218 CV.

"El chasis debe ser siempre más rápido que el motor" era ya entonces el principio rector de los automóviles BMW M, por lo que el primer M5 estaba equipado con una caja de cambios reforzada de cinco velocidades, un bloqueo del diferencial hasta el 25% en el eje trasero, una suspensión deportiva más firme y un sistema de frenos de alto rendimiento.

Aspecto más bien sobrio
Hay que reconocer que el aspecto de la serie E28 tiene que gustar. Incluso en su lanzamiento, en 1981, la segunda generación de la Serie 5 fue muy criticada.

Se decía que su diseño era demasiado parecido al de su predecesor. Pero hoy, eso es precisamente lo que lo hace tan atractivo. El frontal con morro de tiburón guarda el estilo de transición de los setenta a los ochenta, en un conjunto tirando a soso. Pero en el fondo, este burgués es un pirómano.

Echemos un vistazo rápido a los datos. ¿Longitud? 4,62 metros. ¿Anchura? 1,70 metros. ¿Altura? 1,40 metros. Sorprende la distancia entre ejes relativamente corta, de 2,62 metros, a la altura de un VW Golf actual. Esto no hace necesariamente que las proporciones del primer M5 sean más bonitas, pero eso poco importa.

Había otras dos cifras mucho más importantes: 1.430 kilos de peso en orden de marcha y 286 CV. Es decir, exactamente, una relación de 5 kg/CV.

Cómo se conducía el primer M5
La gran sorpresa llega al conducir. No hay estruendo salvaje al estilo del M1. El motor de seis cilindros comienza su trabajo con un suave ronroneo. Y se mantiene así cuando se sube de marcha bastante pronto en la caja de cambios de cinco velocidades, que trabaja maravillosamente.

La palanca de cambios hace clic por los carriles en recorridos cortos. Es un placer que se disfruta más de lo necesario. Porque el M5 puede conducirse sin cambiar de marcha. ¿Deslizándose relajadamente a 1.500 revoluciones? No hay problema. La suspensión de diseño confortable se adapta a la perfección. Y también se nota en la dirección que el M5 E28 se incorporó a la serie más tarde: las curvas extremas no son el dominio de este vehículo.

Pero, ¿dónde están los prometidos 6,5 segundos hasta 100 km/h? ¿O la velocidad máxima de 245 km/h? Muy sencillo: se reducen dos marchas, se pisa el acelerador y ¡listo! Un rugido endiablado se mezcla con el sedoso sonido del seis cilindros, la aguja del cuentarrevoluciones salta y a 4.500 rpm, se desatan los 340 Nm máximos. Seguro que hoy en día un Passat Variant TDI tiene más par, pero cada M5 de la serie E28 es una celebración de lo analógico y del trabajo manual honesto.

Tan caro entonces como ahora
Sólo 2.200 unidades salieron de BMW Motorsport GmbH en Múnich a finales de 1987. ¿Por qué el E28-M5 fue tan raro? Bueno, la discreta carrocería no estaba a la altura del precio final de 86.000 marcos. A modo de comparación: por casi 10.000 marcos menos, se podía comprar un Porsche 911 Carrera en la década de 1980.

Y otra comparación: por el precio de un M5 de entonces, también podías conseguir un 535i más un 320i de dos puertas, como segundo coche de la casa. El único consuelo es que el primer BMW M5 es tan inasequible hoy en día, como lo era hace 40 años.

Apoyamos a Ucrania