Citroën GS Birotor (1973-1975): 50 años de este coche con motor Wankel

hace 5 meses - 26 diciembre 2023, motor1
Citroën GS Birotor (1973-1975): 50 años de este coche con motor Wankel
Sólo se fabricaron 847 ejemplares.

A finales de los años 60 y principios de los 70, el motor rotativo estaba en pleno apogeo. Muchos fabricantes se hicieron con una licencia Wankel, incluido Citroën, que también se subió al carro en 1967. En un principio, Citroën y NSU planearon un coche conjunto con este propulsor: NSU quería vender una versión alemana y Citroën, una francesa. En 1967 se fundó Comotor, con sede en Luxemburgo, para fabricar las mecánicas.

Esta empresa estableció una planta en Altforweiler, en el Sarre alemán. Inicialmente, a partir de 1973 debían fabricarse allí 25 motores Wankel al día, aunque el objetivo final de producción era de 500 unidades diarias, lo que habría exigido una nueva ampliación de la fábrica.

Pero el frenesí se detuvo bruscamente por culpa de los productores árabes de petróleo a raíz de la guerra del Yom Kippur. Al mismo tiempo, en otoño de 1973, Citroën presentó el GS Birotor, nuestro protagonista, en el salón de Frankfurt.

Motor de 107 CV
Su motor Wankel de doble rotor ofrecía una experiencia de conducción completamente nueva en comparación con el propulsor convencional del Citroën GS, gracias a su suavidad de marcha y su par motor. El nombre interno de la mecánica era KKM 624 y se trataba de una evolución de la unidad del NSU Ro 80, pero ligeramente descafeinada, con 107 CV de potencia y 137 Nm de par. Con ella, el GS hacía el 0 a 100 en 14 segundos y llegaba a los 175 km/h.

El Birotor, perfectamente equilibrado, no generaba ningún tipo de vibraciones, por lo que su nivel de ruido era extremadamente bajo hasta las revoluciones más altas. Este motor Wankel refrigerado por agua tenía un diseño comparativamente sencillo respecto al de otras marcas.

El sistema de cuatro tiempos funcionaba sin válvulas, muelles, balancines, bielas ni árboles de levas. En el primer movimiento, la mezcla de combustible y aire entraba por el orificio de admisión. En el segundo, el pistón cerraba el orificio de admisión y comprimía la mezcla.

Las chispas generadas por las bujías encendían la mezcla de combustible y aire en el momento en que la presión de compresión era máxima. En el tercer movimiento, la expansión hacía girar el pistón y proporcionaba la energía de accionamiento necesaria. En el cuarto y último, el pistón permitía salir los gases quemados.

Consumo elevado y precio caro
La compañía Comotor fracasó como proyecto conjunto en 1972, al retirarse Volkswagen del contrato suscrito por NSU con Citroën. La empresa se convirtió así en filial de Citroën y el motor Wankel producido se instaló en el GS.

Como explicábamos antes, un cambio en la situación del mercado provocó la pronta desaparición del Birotor: debido a la crisis energética de finales de 1973, el consumo de combustible pasó a primer plano, con lo cual los 14 cada 100 km de este GS con mecánica Wankel no eran un buen argumento de compra, ciertamente. 

Puede que ese no fuera el motivo decisivo, sino también el elevado precio: se pedían 14.500 marcos alemanes por el GS Birotor. Por ese precio también se podía adquirir un DS 20 automático o un Mercedes-Benz 200, por lo que la marca Citroën, que ya atravesaba dificultades en aquella época, detuvo las ventas incluso antes del lanzamiento, ya que se consideraba que el GS Birotor no tenía buenas perspectivas de mercado.

Entre marzo de 1974 y marzo de 1975, sólo se fabricaron 847 ejemplares. Posteriormente, Citroën intentó recomprar todas esas unidades para evitar tener que mantener un suministro de piezas de recambio. A pesar de esta decisión, todavía existen unos 250 Birotor en Europa.

Apoyamos a Ucrania