Testadoro Barchetta 1951, renaciendo a los setenta años

hace 1 año, 2 meses - 12 marzo 2023, motor1
Testadoro Barchetta 1951, renaciendo a los setenta años
Después de siete décadas, la marca de coches de carreras Testadoro revive y lo hace con un motor Fiat 1100 de Dario Pasqualini.

La marca turinesa Testadoro, activa durante casi tres años, de 1946 a 1949, en el campo de la puesta a punto de motores Fiat con una culata especial de bronce fundido (de ahí su nombre), es más recordada por algunos coches de carreras derivados de los Fiat 500 'Topolino' y 1100.

El último coche producido por esta especie de meteoro de la larga tradición de deportivos italianos debía ser una barchetta diseñada para la clase 1100 Sport Internazionale, pero quedó inacabada desde 1951.

Más de setenta años después, el Testadoro ha renacido gracias a la tenacidad de Dario Pasqualini, un artista de Cumiana (Turín), que retomó el proyecto original y creó el nuevo Testadoro Barchetta 1951 dedicado a la época de los famosos preparadores turineses, talleres conocidos localmente como 'boite'.

El Barchetta de 1951, con 63 CV y un peso de 500 kg
Como se puede ver en las primeras fotos, el Barchetta de 1951 es un biplaza descapotable en perfecta armonía con el espíritu, el estilo y la tecnología de principios de los años 50, empezando por el motor del mencionado Fiat 1100 'Musone' y el chasis tubular, hasta la carrocería de aluminio ultraligera, baja y aerodinámica.

Entrando un poco más en detalle, descubrimos que el motor Fiat previsto originalmente en el diseño del Barchetta de 1951 fue revisado, pero manteniendo su configuración mecánica. El bloque de cilindros dañado se sustituyó por el posterior cárter del Fiat 1100 103R.

La cilindrada de 1.089 cm3 y la presencia de un carburador de doble cuerpo permitían obtener una potencia de 63 CV, decididamente adecuada para una barchetta esencial de solo 500 kilos de peso. Con 3,66 metros de largo y 1,42 metros de ancho, la Barchetta de 1951 únicamente mide 84 centímetros de alto y, evidentemente, carece de barras antivuelco de seguridad (como en la época de su diseño).

Receta clásica: chasis tubular y carrocería de aluminio
El mérito de esta extrema ligereza hay que atribuirlo principalmente al espíritu de los coches de competición de la época que define todo el proyecto de resurgimiento del Testadoro.

Por ejemplo, el chasis, desarrollado con el especialista milanés Martino Colombo y fabricado en Cumiana, se compone de una base con largueros en "tubos de sección robusta en acero al cromo-molibdeno" y una parte superior en tubos de sección más pequeña para garantizar la mejor rigidez. La distancia entre ejes, de 2,40 metros, es bastante respetable.

El diseño y la planificación de la carrocería, así como la máscara de madera para 'moldear' la chapa de aluminio, son obra del propio Pasqualini, que luego confió a la Martelleria Giacometto de Cumiana la construcción propiamente dicha.

Por el momento es un ejemplar único
De momento, el Barchetta de 1951 es un ejemplar único que debutó en público durante la edición 2022 de la Vernasca Silver Flag, la competición para coches de carreras históricos donde se presentó el renacido Testadoro con Dario Pasqualini a bordo y el antiguo piloto Juergen Barth al volante.

Pronto conoceremos también algunos detalles más sobre la posible producción, en pequeña serie, de este coche de carreras único, que es a la vez nuevo e histórico, y seguramente en una tirada muy limitada.

Apoyamos a Ucrania