VW 1303 S GSR (1973): uno de los Beetle más raros cumple 50 años

hace 11 meses, 3 semanas - 29 mayo 2023, motor1
VW 1303 S GSR
VW 1303 S GSR
Es una de las versiones menos conocidas del popular coche alemán.

Hay que reconocer que, en general, el Volkswagen Escarabajo ya no es un coche clásico barato. Encontrar un buen ejemplar por menos de 10.000 euros se ha vuelto difícil. Pero entre los más de 21 millones del Type 1 construidos, también hay algunos que son realmente raros y caros. Por ejemplo, el 1303 S 'Yellow-Black Racer', que ahora cumple 50 años.

El nombre lo dice todo en este coche de carreras amarillo-negro (GSR para abreviar): el capó y la tapa del maletero son de color negro mate, mientras que el resto de la carrocería es de un llamativo amarillo Saturno. Los embellecedores bajo las ventanillas laterales, los tiradores de las puertas y los parachoques también están pintados en negro, mientras que la placa 'VW 1303 S' de la parte trasera y el listón embellecedor del capó delantero ranurado se resaltan en amarillo. ¿Habías visto antes un Volkswagen Beetle como este?

El modelo especial del Escarabajo es un recuerdo de los rallies, que estaban en su apogeo en aquella época y en los que Volkswagen Austria participó con el 'Escarabajo de Salzburgo'. En 1973, Volkswagen ofreció por primera vez un Beetle con un interior decididamente deportivo en forma del GSR.

Además de la pintura especial, el GSR estaba equipado con un interior de tela negra, un volante de cuero, asientos deportivos con reposacabezas y respaldos ajustables, luneta trasera calefactada y llantas de acero con neumáticos Pirelli Cinturato 175/70 SR 15.

La base del llamativo modelo especial era el VW Beetle 1303 S con el motor de 1,6 litros y 37 kW (50 CV). Con el propulsor de serie, las prestaciones no diferían de las de un 1303 S 'standar', pero el modelo especial ofrecía mucho margen de mejora.

El bólido amarillo y negro tenía una versión con preparación oficial: hasta 100 CV y una velocidad máxima de 165 km/h. Así que el 'tuning', como aún se llamaba entonces, era tolerado por la fábrica. Empresas como TDE y Oettinger estaban encantadas de hacer el trabajo.

La serie especial limitada pretendía deliberadamente dar a los compradores la oportunidad de "diferenciarse del grueso de los conductores del Escarabajo con este exclusivo Type 1 de aspecto deportivo", así como ofrecer al comprador "con ambición deportiva" un "modelo básico para un equipamiento de competición", según el folleto comercial. El modelo amarillo y negro costaba sólo 7.650 marcos alemanes, un precio razonable comparado con los 6.890 marcos del VW 1303 S 'normal'.

En 1973, las ventas del Beetle ya estaban en declive, y Volkswagen intentó mantener atractivo su modelo de culto con diversos modelos especiales como el GSR o, un poco más tarde, el 'Jeans Beetle'. En ese momento, sólo los aficionados y los que se preocupaban por el presupuesto compraban un Beetle; por el contrario, el Golf y el Polo ofrecían mejores argumentos.

Podría haber sido de otra manera, y el GSR podría haber dado mucho de sí. El entonces presidente del Consejo de Administración de Volkswagen, Rudolf Leiding, un hombre de tecnología hasta la médula, se quedó inicialmente prendado de la idea de un Escarabajo deportivo que no se limitara a hacer una clara declaración de intenciones. Después de todo, Leiding había creado el elegante VW SP2 durante su estancia en Brasil.

Pero los tiempos exigían proyectos más importantes que un Escarabajo remozado: con el Passat, el Scirocco y el Golf, la necesaria reestructuración de toda la gama de modelos y la filosofía de Volkswagen era inminente, y la máxima para el descatalogado Escarabajo era impulsar las ventas con todas las herramientas de marketing imaginables.

Así que la idea fue un modelo especial, un Escarabajo deportivo basado en el Escarabajo más potente y moderno jamás fabricado: el VW 1303, lanzado en 1972. Suspensión independiente en el eje delantero y tren de doble articulación con muelles helicoidales transversales detrás. También tenía un parabrisas panorámico, un salpicadero de verdad y discos de freno delanteros. Se probaron numerosas versiones potentes, pero la definitiva aseguraba una velocidad punta de 135 km/h y unos 20 segundos en alcanzar los 100 km/h desde parado.

Además, los clientes de GSR que realmente querían convertir su 'Kugel' en un Porsche podían pedir refuerzos especiales para la carrocería. Se ofrecían tirantes delanteros, suspensión reforzada e incluso las secciones reforzadas de la caja de los umbrales longitudinales del Beetle Cabriolet. Hablando del Cabriolet, nunca hubo oficialmente un GSR descubierto.

Volkswagen fabricó 3.500 ejemplares del GSR entre el 27 de diciembre de 1972 y el 1 de febrero de 1973 como parte de la producción en serie del 1303 S. A la venta desde enero de 1973, ya se habían agotado en marzo de 1973.

En la actualidad, son una auténtica rareza y la versión GSR es uno de los Escarabajos más raros de la historia. Se dice que existen un máximo de 100, pero el número de unidades en estado original puede ser de un solo dígito. Muchos 1303 S normales mutaron en GSR cuando subieron los precios. Hoy en día, un GSR auténtico y en buen estado cuesta unos 44.000 euros. Si no te importa optar por la versión más actual hubo una versión GSR especial para el VW Escarabajo 'moderno'.

Apoyamos a Ucrania