Opel Patent-Motorwagen, el primero de 75 millones de coches

1 Monat, 1 Woche her - 19 Dezember 2022, motor1
Opel Patent-Motorwagen, el primero de 75 millones de coches
La marca ha superado esa cifra de automóviles fabricados tras 123 años de historia.

Este año 2022 el fabricante alemán Opel celebra diversos aniversarios. Desde los 160 años de la fundación de la empresa, que inicialmente no se dedicaba a la fabricación de automóviles, hasta el cumpleaños de algunos de sus modelos.

Precisamente este año, además, Opel celebra un hito de producción de lo más relevante, ya que ha superado los 75 millones de coches producidos desde que la marca iniciara su andadura en el mundo del automóvil, allá por 1899, hace nada menos que 123 años.

El primer modelo de la casa del rayo fue el llamado Opel Patent-Motorwagen y, 75 millones de coches después, hemos querido echar la vista atrás y repasar brevemente la historia del que indiscutiblemente sea el Opel más importante jamás producido.

Desde máquinas de coser hasta coches
La historia de Opel, como decíamos, comenzó hace 160 años, en 1862, cuando Adam Opel (a quien se dedicaría un modelo más de un siglo después) fundó su empresa de máquinas de coser. El acercamiento al mundo del transporte se produjo más de veinte años después, en 1886, cuando se decidió ampliar el negocio a las bicicletas. 

Por pura coincidencia, ese fue exactamente el año en que otros dos caballeros alemanes, Gottlieb Daimler y Karl Benz, patentaron y construyeron casi simultáneamente el primer automóvil propiamente dicho. Algo que, sin embargo, no pareció interesar a Opel en un principio.

De hecho, el fundador de la compañía no creía demasiado en el nuevo medio de transporte, que consideraba "un pasatiempo de ricos" y sin demasiado futuro, a diferencia de sus hijos, que tenían una opinión totalmente distinta sobre aquel invento.

Cuando Adam murió de tifus en 1895, sus hijos tomaron el control de la empresa y empezaron a planear su entrada en el sector del transporte motorizado, primero adquiriendo Lutzmann (que solo llevaba un año en activo) y luego, a partir de 1899, fabricando su primer automóvil.

Patent-Motorwagen
Así nació el primer Opel, todavía sin el logotipo del rayo, de la experiencia y las patentes de Lutzmann, basándose en modelos ya existentes, y más tarde sería apodado Opel-Lutzmann.

Se trataba de un 'vis-à-vis', es decir, un automóvil en el que los pasajeros viajan delante del conductor sentados en un asiento corrido de espaldas al sentido de la marcha, una solución heredada de los coches de caballos a los que todavía se parecían mucho la mayoría de los automóviles de la época.

El motor era un monocilíndrico de poco más de litro y medio de cilindrada, situado en la parte trasera y en posición horizontal, con una potencia máxima de 3,5 CV a un régimen de solo 650 rpm.

La tracción era trasera, con transmisión por cadena, y la velocidad máxima llegaba a 20 km/h, no especialmente alta incluso para la época. Sin embargo, lo que más dificultó el éxito del Patent-Motorwagen fueron sus defectos de juventud, que lo hicieron poco fiable, lo que provocó la ruptura de la relación con Lutzmann y obligó a los hermanos Opel a detener la producción ya en 1901, tras haber fabricado solamente 65 ejemplares.

La historia de la empresa, afortunadamente, no se detuvo en este fracaso, sino que continuó a partir de 1902 con un nuevo acuerdo, esta vez con la empresa francesa Darraq, la misma que, con otra alianza de producción bajo licencia, pronto daría a luz a la futura Alfa Romeo.

Crecimiento fulgurante
Hoy, exactamente 120 años después del acuerdo con Darraq, Opel es un fabricante con mucha solera que forma parte de un coloso como Stellantis y que cuenta con la impresionante cifra de 75 millones de automóviles a sus espaldas.

Sin embargo, la estadística realmente impresionante es que la primera cifra de seis dígitos en la producción total del fabricante alemán se remonta a 1940, con el Kapitan, mientras que los 10 millones llegaron en 1971 con un Rekord C y se duplicaría apenas ocho años después, en 1983, con un Senator.

Este crecimiento exponencial permitió alcanzar la marca de los 50 millones en 1999 (Opel Omega). Así pues, puede decirse que un tercio de todos los Opel construidos han visto la luz en tan solo 25 años, a un ritmo de alrededor de un millón al año.

A este ritmo, la compañía podría celebrar los 100 millones de coches en las próximas dos décadas. Y, desde luego, estos futuros modelos tendrán el rayo tanto encima como debajo del capó, ya que serán todos eléctricos, sin excepción.

Uunterstützen die Ukraine